Imprimir

San Isidro ha perdido actualmente 56.000 visitantes

Archivado en Noticias de San Isidro
La nieve no ha sido generosa esta temporada con San Isidro, frente a las importantes nevadas de las dos pasadas campañas que llegaron a batir récords de visitantes en la estación. Hasta ahora han pasado por las instalaciones unos 70.000 usuarios.

La nieve no ha sido generosa esta temporada con San Isidro, frente a los importantes mantos blancos de las dos pasadas campañas que llegaron a batir récords de visitantes en la estación invernal. Por el momento, las escasas precipitaciones sólo han permitido disfrutar de dos áreas del enclave, Requejines y Cebolledo, ya que Riopinos sólo abrió una o dos jornadas. De esta forma, hasta ahora en números redondos han pasado por las instalaciones 70.000 usuarios, frente a los 126.000 del pasado año a fecha 19 de febrero, según datos facilitados por la propia estación.

Los espesores críticos de toda esta temporada y la pequeña área esquiable, que la mayor parte de las jornadas abiertas no ha pasado de los siete kilómetros de pistas, explican el elocuente descenso de las estadísticas de esquiadores. A pesar de ello, San Isidro se ha mantenido prácticamente como la única estación abierta en este periodo de todo el Cantábrico y el centro peninsular, gracias en buena medida a los cañones y el mantenimiento de pistas para lograr conservar el blanco manto.

De todas formas, los bajos espesores no han impedido que algunos fines de semana el número de usuarios rozara los 10.000, al concentrar toda la oferta esquiable de esta zona del país.

La nieve caída estos últimos días ha provocado que el manto crezca veinte centímetros en su área máxima y que la superfie de pistas haya aumentado sólo 1,5 kilómetros. De este modo, San Isidro podrá capear este periodo con los pequeños espesores de Cebolledo y Requejines y con suerte llegar a abrir Riopinos.

Estos datos están muy lejos de la situación que presentaba la estación invernal hace justo un año, cuando ya habían pasado por allí 126.000 visitantes, los espesores llegaban a los 135 centímetros con todas las pistas abiertas y los fines de semana las instalaciones se colapsaban con hasta 12.000 esquiadores por jornada, lo que llegó a restringir los accesos. Esa temporada se lograron finalmente 240.000 visitantes, sólo 30.000 menos que la anterior, que batió un récord histórico.

El diputado de Turismo, Pedro Vicente Sánchez, asegura que pese al contratiempo de la escasez de nieve, la estación ha logrado permanecer abierta gran parte de la campaña y recuerda que los demás enclaves esquiables del Cantábrico y el centro apenas han podido abrir. Cree que la nieve de estos días ayuda.

Fuente: Diario de León

Últimos mensajes en los Foros de Debate