Imprimir

Fuentes recibe un importante impulso del Principado

La construcción de la estación de esquí de Aller, pilar sobre el que se asienta el proyecto turístico-deportivo de Fuentes de Invierno, una de las cuatro obras singulares con financiación en el plan complementario de las Cuencas, acaba de recibir un importante impulso.

El Principado acaba de licitar en 150.323,24 euros la redacción del proyecto para la instalación de los 10 remontes y la adecuación de los 23 kilómetros de pistas previstos en el complejo invernal del pico Toneo. El alcalde, Gabriel P. Villalta (PSOE), aprovechó esta novedad para echar por tierra las críticas del PP hacia su gestión sobre Fuentes de Invierno y reclamó que Madrid también.

Fuentes de Invierno , uno de los cuatro proyectos singulares previstos en el plan complementario de las Cuencas, está perfectamente encarrilado. El Principado acaba de licitar la redacción del proyecto de la instalación de los remontes y de la adecuación de las pistas de la futura estación invernal, complejo sobre el que gira una actuación muy ambiciosa dirigida al aprovechamiento turístico-deportivo de la vertiente asturiana del puerto de San Isidro.

La elaboración de este documento técnico supone una inversión de algo más de 150.000 euros dentro de un proyecto que cuenta con 10,8 millones del programa de reactivación pactado -ayer hizo exactamente dos años- entre el Gobierno regional y los sindicatos mineros.

La construcción de los telesillas (6) y telesquís (2, más otros tantos telebaby) y de los 23 kilómetros de pistas previstos, junto a la carretera de acceso, el aparcamiento, de más de 1.350 plazas para turismos y cerca de 40 para autobuses, y el edificio central del complejo invernal, actuaciones que afrontan ya sus últimos trámites administrativos, permitirá, después de cuatro años, empezar a dar forma a Fuentes de Invierno.

El regidor allerano y principal valedor de esta iniciativa, el socialista Gabriel Pérez Villalta, anunció ayer que está próxima a su conclusión la redacción, por parte de técnicos del Principado, del nuevo estudio de impacto ambiental sobre la estación de esquí. Una vez concluido, las máquinas podrán empezar a trabajar en las faldas del pico Toneo, en el puerto de Braña, lugar elegido para estas instalaciones que estarán conectadas con las del complejo leonés de San Isidro. El proyecto de los remontes mecánicos y de la adecuación de las pistas de descenso deberá estar listo, una vez adjudicado, en el plazo máximo de tres meses.

Fuente: La Nueva España

Últimos mensajes en los Foros de Debate