Imprimir

Las estaciones asturianas, sin fecha de inicio de temporada, cerrarán un día a la semana

Zona Alta de la estación asturiana de Valgrande-Pajares.
Zona Alta de la estación asturiana de Valgrande-Pajares.

En Asturias aún no hay fecha para el esquí. Faltan diez días para entrar en diciembre y el Gobierno del Principado aún no ha puesto sobre la mesa la planificación para la próxima temporada de las estaciones de Valgrande-Pajares y Fuentes de Invierno. Los hosteleros de Aller y Lena con establecimientos próximos a los complejos invernales aún no han podido cerrar ni una sola reserva ya que, sin conocer fechas ni precios de los remontes, no pueden ofertar paquetes especiales.

Mientras crece la incertidumbre y el malestar entre el sector hostelero, los responsables de la Dirección General de Deportes informaron ayer al comité de empresa de Valgrande-Pajares de que el complejo permanecerá cerrado los martes de la temporada.

La noticia ha sentado como un jarro de agua fría entre los representantes de los trabajadores. Según aseguraron ayer los portavoces de la plantilla, esta medida «supone un duro revés para la Semana Blanca». Hasta ahora, los participantes en el programa escolar hacían un curso de lunes a viernes pero esta temporada tendrán que cambiar la fórmula y quedarse en la nieve únicamente tres días. «Los niños no aprenderán y no disfrutarán como antes», señalaron ayer fuentes del comité de empresa, que señalaron que la medida también afectará al número de visitantes. Según los portavoces de los trabajadores, el Principado escuda su decisión en la difícil situación económica.

Con respecto a la estación allerana de Fuentes de Invierno (que no se gestiona directamente desde el Principado, sino a través de la empresa pública Recrea) todo indica que mantendrá el mismo plan de apertura del año pasado, que consistía en fijar un número máximo de días de funcionamiento de la estación dentro de temporada y cerrar los lunes, si fuera necesario, para no pasar del límite. Los responsables regionales aseguraron hace unas semanas a los hosteleros del concejo de Aller que la medida se está estudiando pero que aún no hay una decisión tomada en firme. La presidenta de la Asociación de hosteleros alleranos por el turismo (Alletur), Conchi Muñiz, se mostró rotunda ante esta situación. «Es demasiado tarde para andar mirando y estudiando, necesitamos ya el plan definido para comenzar a hacer nuestras ofertas», destacó.

No solo está cerca el puente de la Constitución, sino que también falta poco más de un mes para la Navidad. Son fechas clave para los hoteles y, según Muñiz, «la incertidumbre es total. La representante de los hosteleros de Aller asegura que «no nos han dado ni una fecha para la apertura, ni los precios para el forfait ni nos han aclarado si la estación estará abierta a diario». Otras temporadas, según Muñiz, «por estas fechas ya conocíamos el precio del forfait y, por lo menos, cuando nos llamaban podíamos decir algo. Este año nada».

Y esta «incertidumbre», según critica, en un contexto en el que los turistas miran más que nunca por los gastos. «Desde que llegó la crisis la gente pregunta más y quieren saber los precios antes de aventurarse a reservar unos días», añadió la presidenta de Alletur.

Entre los hosteleros de Lena, especialmente los que regentan establecimientos cerca de Valgrande-Pajares, se respira un ambiente muy parecido. En el hotel Santa Cristina de Lena, José Antonio García tampoco puede ofrecer aún paquetes de alojamiento y esquí a sus clientes. «Tengo algunos turistas, de Portugal y Galicia, que suelen venir todos los años. Ya han llamado, y otros que no conozco también para pedir información, pero no puedo decir nada de nada», señaló ayer. La falta de previsión de cara a la campaña también está afectando a los pequeños negocios. Mari Carmen Álvarez, de apartamentos rurales La Caleya en Carabanzo, no suele ofrecer paquetes con ofertas especiales pero asegura que «en cuanto los esquiadores se enteran de la fecha en la que abrirá la temporada, empiezan las llamadas. Este año, de momento, silencio absoluto».

Tanto en Lena como en Aller, los hosteleros se siente discriminados frente a los hosteleros de otras regiones con estaciones de esquí en las que ya hay una planificación hecha. Temen que los turistas se vayan a otros lugares por la falta de información en Asturias. Mientras ruegan al Principado tienen la vista puesta en el cielo, a la espera de precipitaciones. La nieve ya hizo acto de presencia en las estaciones asturianas la semana pasada.

Fuente: La Nueva España

Últimos mensajes en los Foros de Debate