Imprimir

El temporal cierra una semana San Isidro y colapsa sus instalaciones

Archivado en Noticias de San Isidro
Profesores de la escuela sobre la nieve a la altura del segundo piso. Foto E.E.E. San Isidro.
Profesores de la escuela sobre la nieve a la altura del segundo piso. Foto E.E.E. San Isidro.

Las estaciones de esquí de la provincia suman ya una semana de cierre completo en sus instalaciones. El largo e intenso temporal ha colapsado toda la operativa de San Isidro y Leitariegos, en un situación de bloqueo pocas veces vivida en la historia de estos dos enclaves blancos de la provincia. Las copiosas nevadas prácticamente han enterrado los remontes, paravientos, señales, balizamientos de pistas, cafeterías, las cabañas de madera de las escuelas de esquí, negocios y hasta primeros pisos de bloques de apartamentos.

La estimación de nevadas hasta mañana a mediodía y la prevista entrada de un temporal de viento hacen imposible, por ahora, que la Diputación pueda avanzar fechas para la reapertura de sus dos estaciones de esquí. En el caso de San Isidro, donde los espesores blancos ya han superado los 3,20 metros, los trabajos para abrir accesos hacia la base de este espacio blanco y su parte alta serán las primeras labores que se afronten en cuento el tiempo lo permitan.

Ayer, las máquinas quitanieves, que iban camino de San Isidro, tuvieron que dar la vuelta a la altura de la Mina ante la imposibilidad de avanzar por el estado de la carretera. Cuando puedan despejarse estos accesos internos, los trabajadores de la estación comenzarán a evaluar el estado de las instalaciones y los daños que el temporal ha causado. Limpiarán las naves donde guardan la maquinaria, los embarques y desembarques de los remontes, despejarán los telesillas y telesquís, además de comprobar que funcionan sin problemas.

También chequearán el estado de las telecomunicaciones (Internet, cámaras web, teléfonos, energía...) y repararán paravientos, señalización y otros aspectos. Estos días varios trabajadores han tenido que acudir al rescate de la cafetería de Riopinos para despejar su tejado de nieve antes de que se hundiera toda su estructura. Los operarios, además, están pendientes de realizar un curso intensivo para estar preparados ante posibles aludes y la dirección analizará si son precisas o no voladuras controladas de depósitos de nieve inestables para garantizar la seguridad.

Las rachas de viento han alcanzado en esta estación de esquí hasta los 130 kilómetros por hora, por lo que puede haber daños considerables. La reapertura comenzará de forma progresiva en la zona de Salencias.

En el caso de Leitariegos, los espesores no son tan ingentes como en San Isidro, pero sus remontes han sufrido igualmente las consecuencias, también instalaciones como las cabañas de la escuela de esquí, oficinas y naves de vehículos y máquinas.

Fotos cortesía de la Escuela Española de Esquí San Isidro

Fuente: Diario de León