Imprimir

La falta de nieve impide que San Isidro abra mañana

Archivado en Noticias de San Isidro
Las precipitaciones de nieve de las últimas horas únicamente han dejado en la estación de San Isidro un ligero manto, cuyo espesor es insuficiente para poner en marcha el enclave invernal, que tenía previsto precisamente abrir la temporada 2003/2004 mañana sábado.

Las previsiones metereológicas tampoco son optimistas para los días más inminentes, ya que anuncian lluvias para el fin de semana y un ligero aumento de temperaturas. Sin embargo a partir del 1 de diciembre y durante la semana que viene se esperan nevadas copiosas, con lo que la estación podrá abrir seguramente alrededor del día 5 de diciembre de cara al puente de la Constitución.

El diputado de turismo, Pedro Vicente Sánchez, comentó ayer que se encuentran a la espera de acontecimientos meteorológicos, «pero por ahora los espesores no son suficientes para poner en marcha la explotación». De todas formas, precisó que en cuanto las condiciones sean adecuadas, San Isidro abrirá de forma inminente. «Ya está todo preparado para el día en que la capa sea suficiente».

Hace dos semanas había bastante nieve en San Isidro para garantizar el funcionamiento de los remontes y abrir mañana la temporada, aunque las fuertes lluvias del pasado fin de semana terminaron con el espesor. Además, la humedad del terreno que ha aglutinado en los últimos meses por las lluvia hace que la nieve tenga más dificultades para cuajar.

La nueva temporada se extenderá hasta el domingo 25 de abril, con 68 jornadas fijadas de fechas altas y 81 bajas. La estación dispondrá de 67 trabajadores para atender a los miles de visitantes.

En el último ejercicio, San Isidro alcanzó los 240.000 esquiadores, 30.000 menos que el anterior, cuando se alcanzó la cifra histórica de 270.000. La rotación de usuarios de los remontes diariamente fue 2.015 de media.

La principal novedad de este año en la estación reside en la puesta en marcha de cerca de un millar de nuevas plazas de aparcamiento: dos en el área de Salencias (a cada lado de la carretera que conduce a Asturias y León) para coches una, con 600 plazas, y otra para buses con 60 y una tercera en Cebolledo, con otras 200 plazas a continuación del párking actual. La nieve caída en las últimas horas obliga a utilizar cadenas en 16 puertos de Castilla y León, aunque por el momento ninguno se encuentra cerrado al tráfico para circular, según informa Europa Press.

Se ha alertado a las delegaciones del Gobierno en Asturias, País Vasco y Cantabria ante la posibilidad de vientos de entre 80 y 100 kilómetros por hora y de nevadas en cotas de 800 metros, con un espesor de diez centímetros. En Castilla y León se ha dado por finalizado el episodio de fuertes vientos pero se mantiene el de nevadas de tres centímetros de espesor en cotas superiores a 1.100 metros en León.

Fuente: Diario de León