Miembros

Ordenar por:
Mostrar:
shanchan

shanchan

Lo que no le pase a Laura Gonzalez Rodriguez ays.. prubitina mia! Jaja ;)
Soprano1981

Soprano1981

"Vive tu vida como si subieras una montaña. De vez en cuando mira hacia tu alrededor y admira las cosas bellas en el camino. Sube despacio, firme y disfruta cada momento hasta llegar a la cumbre."
la vida no es tan distinta como escalar una montaña
alguien dijo q se sabe mas acerca de un hombre subiendo una montaña que en un año de conversaciones. En la montaña no te puedes esconder. Yo soy quien yo soy y tu eres quien tu eres, con tus capacidades y tus limitaciones, con tu ambición, tus miedos, tu energía. Ese eres, el que se ve, y no eres otro.
En realidad todos estamos subiendo nuestra montaña. Todos caminamos, avanzamos, progresamos, vencemos retos y dificultades, nos fijamos objetivos, triunfamos o fracasamos en su consecución y nos fijamos otros nuevos.
Para alcanzar nuestros objetivos vitales y profesionales entrenamos, nos preparamos, creamos las condiciones que nos permitan tener posibilidades… Y luego empezamos a caminar. Buscamos compañeros de viaje, encontramos otros por el camino. Hacemos una selección consciente o inconsciente y con ellos peleamos por conseguir objetivos que idealmente son comunes.

A veces elegimos caminar solos, nos retamos a nosotros mismos, probamos nuestras fuerzas, tomamos conciencia de nuestra energía, de nuestra fortaleza y de nuestra fragilidad. Elegimos todo el tiempo, y con cada elección renunciamos a algo. Elijo un destino y renuncio a otros muchos, elijo un compañero de viaje y renuncio a otros cuantos.
En realidad es lo mismo, escalar montañas y vivir. Me enamoro de un proyecto, lo sueño, lo dibujo y lo defino, veo como puedo cumplirlo, lucho por conseguirlo sin perder el equilibrio. El equilibrio entre mi deseo de conseguirlo y el riesgo que estoy dispuesto a correr. Lo que pongo en juego. Entre la satisfacción de lo que deseo y mis compromisos asumidos.

Como en la vida disfruto del éxito y sufro el fracaso. Cada experiencia me enseña y me sirve para aprender. Cada cumbre que no subo es parte de la lección. En cada montaña me enfrento a conflictos conmigo y con otros, y mi objetivo es resolver los que merecen la pena ser resueltos.
En realidad es lo mismo, escalar montañas y vivir. Me enamoro de un proyecto, lo sueño, lo dibujo y lo defino, veo como puedo cumplirlo, lucho por conseguirlo sin perder el equilibrio. El equilibrio entre mi deseo de conseguirlo y el riesgo que estoy dispuesto a correr. Lo que pongo en juego. Entre la satisfacción de lo que deseo y mis compromisos asumidos.

Como en la vida disfruto del éxito y sufro el fracaso. Cada experiencia me enseña y me sirve para aprender. Cada cumbre que no subo es parte de la lección. En cada montaña me enfrento a conflictos conmigo y con otros, y mi objetivo es resolver los que merecen la pena ser resueltos.
Mis montañas son un reflejo de mi vida. No siempre me gustan todo el rato

Como en la vida busco la comodidad, a veces quiero que el reto esté a mi altura y a veces quiero estar yo a la altura del reto. También a veces quiero escapar de ellas y volver a casa, al calor de los míos, de mi cama, de mi ducha.

En la montaña reordeno prioridades, recuerdo el privilegio de estar vivo, de estar sano, de tener agua caliente, un techo y que me sobre de todo,valoro mas las cosas a las q antes no daba importancia me doy cuenta de la suerte q tengo
En la montaña, como en la vida, la motivación es todo. Sin motivación no llega nada. Las razones por las que hacemos algo son personales. Tengo claro que hay quien encuentra ese motor y quien no es capaz de desear nada.

Por fin, la montaña me enfrenta también a la muerte, a la pérdida. La muerte forma parte de la montaña, como forma parte de la vida. No la busco, no la quiero, no le quiero dar oportunidades, pero se que es parte de la vida y que puede ocurrir. La certeza de la muerte me anima a disfrutar el camino. El camino es lo único valioso, la cumbre es solo la mitad del camino. Todos vamos a descender, yo también. Lo que quiero es aprender a disfrutar el camino, el de subida y el de bajada de esta montaña que es la vida.