Miembros

Ordenar por:
Zwiky

Zwiky

Por fín!!! Se acabó. No vuelvo a caer mas en esta treta.
Hace aproximadamente 4 años y nueve meses, me había prometido a mi mismo que nunca más volvería a hacerlo. Estaba muy cansado. Fueron muchos años haciendo lo mismo, sacrificio tras sacrificio, para al fin llegar a una de las metas que me propone la vida. Llegué agotado, pero con la ilusión con la que un niño abre un regalo.
Pero la ilusión se fue dispersando con el paso del tiempo. El regalo solo era un envoltorio agradable a la vista. Me pase un largo periodo rebuscando, pero me choque contra mi propio medio, el cual ocultaba con todas mis ganas aferrándome a la mínima esperanza; pero estaba vacío.
Para consolarme, y sin darme cuenta, fui infiel a una de las tantas promesas que se pueden hacer en la vida. Pero no fue una de esas promesas en las que te rectificas a ti mismo, y te das cuenta de lo equivocado que estabas; es de esas que... por mucho que cambie la vida son inalterables, que te demuestran lo estúpido que eres al no confiar en uno mismo.
Y aquí me encuentro, a menos de 12 horas de lamentarme de no hacer caso a aquella promesa. De darme cuenta que ni con el mayor descanso en la vida podría recuperar la energía con la que afronté mis primeros 21 años de mi vida. De darme cuenta que no soy aquel chico que memorizaba desarrollos matemáticos con tremenda facilidad, que por muy difícil que fuera una asignatura, de tripas hacía corazón y podía con ella. De darme cuenta, que de todo lo estudiado en estos tres meses, que de todas de las mas de 400 páginas, solo voy con la seguridad de desarrollar con certeza lo que mi corta vida laboral me dejó poner en práctica de lo aprendido años atrás. DE DARME CUENTA QUE MI CABEZA SIGUE IGUAL DE CANSADA.
Solo me quedaré con que HICE LO QUE PUEDE.