Publicado por el

Cómo saber que estás comprando un buen esquí.

En tan sólo 12 años Movement ha sabido posicionarse como marca top en freeriding y ski touring.Vivimos saturados de información y muchas veces no sabemos distinguir la que es relevante. El Marketing, definido como "conjunto de técnicas que tienen como objeto mejorar la comercialización de un producto" es, en ocasiones, responsable de que tomemos decisiones de compra erróneas. Es difícil resistirse a una imagen de marca bien posicionada y atractiva, los fabricantes invierten grandes sumas en diferenciarse y ocupar un lugar en nuestra mente.

No estoy en contra del Marketing, me parece una herramienta útil desde el punto de vista del comprador o del usuario que facilita la elección. Hay una serie de atributos y definiciones en torno a Volkl, Head, Fischer, etc que hacen que nos sintamos más o menos identificados con sus propuestas, esto nos guía en la toma de decisiones. La puesta en escena que cada temporada vivimos cuando sus novedades llegan al mercado nos cautiva y predispone a la compra...o todo lo contrario. En cualquier caso necesitamos esta información para formarnos un juicio.

Pero en un contexto en el que cada vez es más difícil conocer la propuesta real que hay detrás de un diseño bonito y una tecnología con una definición difusa, necesitamos pruebas objetivas para reconocer el producto real. Aquí en el taller llega mucho esquí que se supone de gama alta o race con el canto deformado o arrancado, esto no es normal. Un esquí bien construido no puede perder el canto. El canto es el volante de tus esquís.

Aquí tenéis  cuatro maneras de valorar físicamente la calidad de un esquí alpino, de pista. Para comprar hay que utilizar nuestros sentidos, tratar de olvidar por un momento nuestras emociones en relación a una marca e intentar ser objetivo.

1. Hacer caso al oído.

Si al golpear la cola del esquí contra el suelo (valorar antes si el dueño de la tabla puede enfadarse al no entender que hagamos esto...), éste suena hueco en principio el esquí no es bueno. En ocasiones en los detalles sobre el producto se habla de construcción sandwich o core / núcleo de madera y sí, lleva madera, pero muy poca. Además, los refuerzos que hacen que tu tabla no vibre ni vaya bailando sobre nieve compacta (titanal, carbono..) suponen un coste importante para las marcas, por lo que un esquí puede venir con refuerzos de estos materiales pero no en la proporción que confiera la estabilidad y la conducción prometida.

Sección de esquí con núcleo de madera pero de un esquí malo, todo el relleno es foam.

Sección de esquí con núcleo de madera en todo el interior.

2. El peso es un buen indicador.

Lo ideal es que la tabla vaya sin fijaciones y esto en muchos casos no será posible, pero si queremos valorar el peso las fijaciones nos van a dar un dato falso porque no son ligeras. Una tabla que pesa es una tabla que lleva material, buen indicio. Por ejemplo, en la construcción en cap, donde el top sheet (la parte de arriba del esquí que va con gráficos) va de canto a canto, muchas veces los refuerzos no van de canto a canto, lo que hay es foam, relleno, espuma.

Black Thunder es un esquí construido con buenos materiales y eso se nota cuando los pruebas.

3. La suela, el motor de tus esquís.

Quizás porque nos dedicamos a reparar y hemos visto muchas suelas, malas y buenas, a este asunto le damos mucha importancia. Cuando miráis en la web de una marca las características, no suelen dar demasiada información sobre este tema. En general suelen hablar de que el material es P-Tex, Polietileno de Alto Peso Molecular (UHM) sinterizado, de 2000, 4000 o 5000, que si vienen estructuradas, esto en el caso de las gamas race y Copa del Mundo. Me llama la atención que marcas que muchos consideran top no dan explicaciones al respecto. Y por qué me llama la atención, pues porque la suela es el motor del esquí. 

Por eso cuando tengamos una tabla en la mano debemos buscar que sea negra y además mate, sin reflejos. Esto es buena señal. Si además, vamos a esquiar y enseguida se pone blanquecina...malo. Eso no es que falta cera, que seguro que también, eso es que es una suela de bajo peso molecular.

Suela blanquecina, mala calidad.

Suela negra y mate, suela de buena calidad.

4. La flexión del esquí.

Esta prueba es más comprometida que la primera...;)

Coloca el esquí apoyado en el suelo con la fijación hacia ti y sostén la tabla por la punta. Pon tu rodilla sobre la talonera de la fijación y trata de doblar, flexionar el esquí. ¿Qué crees que indica que estás ante un buen esquí? Si lo que has pensado es que cuesta mucho doblarlo has acertado. Un esquí malo flexa en exceso, en pista no te sentirás igual de seguro.

Pero la realidad es que las marcas intentan ahorrar en los materiales con los esquís, sobre todo de gama media. Por ese motivo se hace tan importante considerar bien lo que se compra.

Desde aquí fomentamos el desarrollo del sector en términos sostenibles y animamos a los esquiadores y riders a comprar material bueno, de calidad que les dure muchos años. Material con un equilibrio entre su resistencia/durabilidad y sus prestaciones. No compréis cosas bonitas, comprad lo que os es útil y os hará disfrutar.

Un esquí bueno, bien construido te hará ahorrar dinero a medio plazo y te dará buenas sensaciones desde el primer día. 

Calificar el artículo:

SkiLab es un Taller de Preparación de esquís para ocio y competición en León capital. A SkiLab é uma oficina de reparação de esquis, situada em Léon. Os nossos serviços incluem a recolha do material de esqui a reparar, no hotel onde estiver hospedado.

Comentarios

Últimos mensajes en los Foros de Debate