Torreón medieval de Puebla de Lillo.
Torreón medieval de Puebla de Lillo.

A escasos 15 kilómetros de la Estación de Esquí y Montaña de San Isidro se encuentra el municipio de Puebla de Lillo, en la vertiente sur del Macizo Oriental de los Picos de Europa, lindando en su parte norte con el Principado de Asturias.

Un relieve que alterna la alta montaña (la pendiente media es del 41,54%) con valles sobre los que se asientan los núcleos de población y amplias zonas de bosques de hayas, robles y pinares, entre los que destaca el Pinar de Lillo, de pino autóctono. Puebla de Lillo se encuentra regado por el Porma y sus afluentes y ostenta la capitalidad del municipio.

En Puebla de Lillo destacan dos monumentos: la ermita de la Virgen de las Nieves y el Torreón, auténtico símbolo de esta localidad.

La ermita se encuentra justo a la entrada del pueblo por el sur, y data del siglo XVIII. Fue erigida por orden del prior del Convento de San Marcos de León y visitador de la Orden de Santiago, monseñor Diego González Castañón.

El torreón, fechado en la época de los Trastámara y completamente restaurado en la actualidad, ha sido habilitado como Centro de Interpretación de la Naturaleza.

Centro de interpretación y Casa del Parque Regional Picos de Europa

El torreón fue mansión señorial y baluarte defensivo del paso hacia Asturias. Su existencia se remonta al siglo XIV. Tiene ocho metros de diámetro y dos metros más de grosor de sus muros.

Paneles interpretativos de la Casa del Parque en el interior del Torreón Medieval.
Paneles interpretativos de la Casa del Parque en el interior del Torreón Medieval.

En 1791 fue pasto de las llamas, pero en la actualidad está completamente restaurado respetando sus viejos muros, pero incorporando en su parte más alta un moderno acristalamiento a la manera de un faro que sin embargo está perfectamente integrado en el conjunto.

En la planta baja se ubica la Oficina de Turismo donde el visitante podrá informarse de todas las actividades turísticas y ocio-deportivas que ofrece la zona.

Las siguientes dos plantas se han reservado para concentrar actividades municipales como exposiciones y demás actividades sociales.

La parte más alta alberga el Centro de Interpretación de la Naturaleza, lo mejor para conocer todas las alternativas paisajísticas, pues ofrece información detallada de la naturaleza del Parque Regional de los Picos de Europa. Un recorrido a través de paneles, folletos e inmensas fotografías que explican la fauna y flora pero también las fiestas, las costumbres y la etnografía del lugar.

Parque Regional Picos de Europa y Reserva de caza de Mampodre

El término municipal lo componen los pueblos de Puebla de Lillo, Cofiñal, Redipollos, Solle, Isoba y San Cibrián de la Somoza y los “Caseríos de San Isidro” y el pueblo de Camposolillo, abandonado a consecuencia de la construcción del embalse del Porma y actualmente en recuperación.

Además de encontrarse enclavado en el paraje natural protegido de Picos de Europa, también lo está en la Reserva Regional de Caza de Mampodre, una extensión de casi 30.000 hectáreas que aúnan montañas, valles, bosques, lagos, ríos y pueblos, posibilitando un espacio cinegético de gran riqueza: rebecos, perdices, jabalíes, ciervos, corzos, lobos…

Su buena conservación facilita la existencia de otras especies como martas, azores, cárabos; pájaros como carboneros, mosquiteros, petirrojos, pinzones, escribanos, acentores, tarabillas, pechiazules y una de las joyas de la fauna ibérica: el fascinante urogallo, actualmente en peligro de extinción.

En las limpias y cristalinas aguas de los arroyos que riegan la reserva abundan las nutrias y truchas.

La reserva toma su nombre de uno de sus parajes más atractivos, los Picos de Mampodre, picos con altitudes que superan los 2.000 metros: Mampodre (2.190), La Cruz y La Polinosa. En el resto de la reserva se encuentran diseminadas otras cimas: Toneo, Agujas, Nogales, Fuentes, La Pandona, San justo, Runción, Susarón, Bodón…

Pero además, una quincena de pueblos agrupados en tres ayuntamientos acaba por configurar un paisaje de nieve y piedra: Puebla de Lillo en la cuenca el Porma, Valdelugueros en la del Curueño, y Maraña a la orilla del arroyo del Riosol en la cuenca del Esla.