Exterior del Museo de la Fauna Salvaje, en Valdehuesa.
Exterior del Museo de la Fauna Salvaje, en Valdehuesa.

El Museo de la Fauna Salvaje ha sido fundado por el zamorano Eduardo Romero, quien mantiene un estrecho vínculo con León y en particular con la zona, de donde es oriunda su mujer, Toñi.

Con 25 años hizo su primera salida al extranjero a cazar y de su afán por divulgar sus conocimientos no ha parado hasta conseguir el apoyo de las instituciones –en este caso de la Diputación Provincial de León- para que hoy el Museo de la Fauna Salvaje sea una realidad.

“He conocido muchas civilizaciones que me han servido como cultura y diversión. Por esta razón he querido compartir y divulgar algo con lo que he disfrutado tanto”, comenta Romero, que aporta la mayor parte de los fondos de la colección.

“No es un museo de caza -recalca-, aquí no se van a ver armas ni trofeos. Todos los animales del museo son adultos que se han ido encontrando muertos en parques o a través de caza selectiva”, puntualiza.

Especies de todo el mundo

Y es que el Museo e la Fauna Salvaje pretende ser un espacio cultural para mostrar al visitante las especies animales salvajes que habitan en el planeta.

Una de las salas del Museo de la Fauna Salvaje.
Una de las salas del Museo de la Fauna Salvaje.

Desde fauna ibérica al elefante africano, leones, tigres, jirafas, canguros, walabis, leopardos, bisonte americano, carneros americanos, osos polares, morsas y focas, aves y hasta miles de insectos -principalmente mariposas y coleópteros- en una larga muestra de más de 8.000 especies de la fauna de todos los continentes.

Se trata de animales naturalizados (disecados) a partir de sus propias pieles, que las manos del taxidermista italiano Salvatore Rabito han sabido dotar de vida.

El acercamiento a las diferentes especies se lleva a cabo mediante una visita guiada a través de la veintena de salas que distribuyen los fondos. En ellas se muestran las diferentes especies por continentes y espacios individualizados que representan escenas del mundo salvaje.

La lograda ambientación de las salas se ha llevado a cabo gracias a los murales realizados por el pincel del reconocido pintor de estilo realista León Frías.

Otros servicios en el Museo

El museo dispone de cafetería, restaurante, zona infantil exterior ajardinada, biblioteca dotada de medios audiovisuales e interactivos así como catálogos y folletos divulgativos y diversas aulas en las que se impartirán cursos para forestales, guardia civil y estudiantes de Biología y Veterinaria.

Alrededores del Museo de la Fauna Salvaje, junto al Pantano del Porma.
Alrededores del Museo de la Fauna Salvaje, junto al Pantano del Porma.

“Pretende ser un museo vivo a través de un extenso programa de actividades lúdicas, formativas, educativas y de otro tipo que irán ampliándose ha adaptándose a la demanda de los visitantes”, subraya Eduardo Romero.

En las zonas exteriores que circundan el edificio se podrán contemplar esculturas de bronces de los animales ibéricos, además de diferentes espacios cercados, donde los visitantes podrán disfrutar -en un recorrido en vehículos adaptados- de especies vivas de la fauna autóctona (lobos, jabalíes. rebecos… etc.).

Para completar la oferta están proyectados paseos en barco por el pantano del Porma. “Se trata de incremenar el turismo en la zona y de dar a conocer el mundo animal”, explica Romero.

El museo está situado en la localidad de Valdehuesa (León), a escasos 20 Km de Boñar y al lado del pantano del Porma.

Página web: http://www.museodelafaunasalvaje.com

Mapa de ubicación del museo