Puente medieval y pico Bodón. Foto: Asociación Anciles.
Puente medieval y pico Bodón. Foto: Asociación Anciles.

El municipio de Valdelugueros tiene una extensión de 143.5 Km2, dentro de la cual se ubica la vertiente de Riopinos. Su capital, Lugueros, esta a 1.250 m de altitud y dista de Leon 52 Km.

Pertenecen al Ayuntamiento 12 pueblos: Valverde, Valdeteja, La Braña, Arintero, Tolibia de Arriba, Tolibia de Abajo, Lugueros, Llamazares, Redilluera, Villaverde de la Cuerna, Cerulleda y Redipuertas. Es la primera Tercia del medieval Concejo de Arbolio con un paraje para perderse, aun sin descubrir.

Se alternan las vegas de verde original, los trazos milenarios tallados por el hombre, la presencia de la caliza, las glaciaciones inacabadas… y todo ello entre el fluir de corrientes de agua mineral y nombres de epopeya: Cacabillo, Río de Faro, Bustarquero, Labias, El Fito y otros caudales que dan agua al Curueño.

Sobre estas corrientes se alzan las moles imponentes de la cordillera: El Pico del Huevo de Faro, El Roldan, El pico Agujas, La Morala, el mítico Bodón. La geografía dotó al territorio de escorzos inverosímiles, como el cono calizo del Cueto Ancino, o las Cuevas de Llamazares y Tolibia de Abajo. La historia se viste de gala en este Concejo, donde se conservan al menos 24 labras heráldicas, indicativas de nobleza.

No menos atractiva es la sucesión de puentes medievales y romanos que seguían la calzada de La Vegarada, utilizada hace dos mil años por las legiones de Augusto, en su cerco a cantabros y astures. Son hitos sobresalientes de un riquísimo patrimonio.

La característica fundamental que presenta esta ruta es el paisaje: desde las hoces en las que el río quiebra la roca en serpenteante armonía, hasta el mismo desvío a Riopinos flanqueado por urces, acebos y abedules; en uno de sus recodos aparece una cascada, el Salto, para entonces ya estaremos seguros de que el recorrido ha merecido la pena.

Sus tradiciones, su folklore, su gastronomía, su hospitalidad... son reclamos añadidos a la majestuosidad del paisaje.

Las milenarias bellezas naturales, la fauna y la flora de altura, las acogedoras casas de piedra, los aperos y herramientas antiguas, los Concejos abiertos, los contaderos de los últimos urogallos de la montaña central, hacen del municipio un territorio singular: conjuga con extrema sabiduría las raíces del pasado, un presente en evolución y el más atractivo futuro.

De todo ello hay memoria visible en el paisaje. No resulta posible inventariar, y menos describir tanta hermosura. Hay que subir a descubrirla por uno mismo.

Sus tradiciones, las ferias, su gastronomía

Zona del Puerto de Vegarada en invierno.
Zona del Puerto de Vegarada en invierno.

De las tradiciones del territorio, sus ferias y fiestas, el buen hacer de su gastronomía, se podría escribir un tratado. La caza mayor y menor, la pesca de la finísima trucha y la cuidada elaboración de embutidos y chacinería enmarcan las posibilidades de ocio y las recetas culinarias.

Nos limitamos aquí a citar brevemente algunas de ellas:

  • Tradiciones: Lucha leonesa. Juego de Bolos. Trajes regionales. Borregadas. Procesiones. Cancionero autóctono.
  • Ferias: Del Cristo (Ganadera). Lugueros, 14 de septiembre.
  • Feria de octubre (Ganadera). Lugueros, último domingo de octubre.
  • Jornadas culturales: durante el verano con diversas actividades.
  • Gastronomía: Cocido montañés. Caldereta. Chanfaina. Patatas con costilla. Sopas de ajo. Embutidos artesanales: chorizo, longaniza (embutido exclusivo de la zona elaborado con carne de cabra), salchichón, lomo, cecina de vacuno, cecina de chivo. Mazapán. Fiyuelas. Leche frita. Sequillos. Orujo de arándanos, guindas y endrinos.


Es, como se aprecia, una escueta descripción de una realidad deslumbrante.

Nuevo acceso a San Isidro (Riopinos) por la vertiente del Curueño

La principal ventaja que aporta este acceso, además de una menor distancia desde León, es su tranquilidad. El aparcamiento, a pie de pista, no esta saturado, con lo que prácticamente nos bajaremos del coche e iremos directamente a sacar el forfait. Todo ello a la hora que lleguemos, con lo que nos evitamos pegarnos un buen madrugón para coger un buen sitio.

  • Partiendo desde León por la carretera de Matallana (LE-311), en la rotonda de Robles de la Valcueva tomamos el desvío hacia La Vecilla (C-626) y desde ahí, dirección a Valdelugueros (C-321). En el extremo norte de este municipio, ya en el puerto de Vegarada, una carretera hacia la derecha nos hará llegar al aparcamiento de Riopinos. Habremos recorrido un total de 68 Km.
  • Partiendo del Principado de Asturias enlazaremos al Curueño desde Villamanin pasando por Carmenes (LE-312). Descendemos dirección Matallana hasta el desvio a la Collada de Valdeteja (LE-313), que nos dejara en la carretera que accede a Valdelugueros (LE-321).

Recomendamos consultar la sección Parte de Nieve para asegurarse de que la Zona de Riopinos está en funcionamiento y los accesos abiertos ya que, de no ser así, no sería posible la comunicación con el resto de la estación utilizando los remontes mecánicos.

El edificio de usos múltiples de Riopinos alberga una cafetería, terraza-solarium, alquiler de esquís, taquilla de forfaits y servicios. Se trata de una construcción orientada al mediodía, en madera de pino, moderna y práctica.

Desde San-isidro.net recomendamos la lectura del libro "Valdelugueros, últimas huellas del paraíso", recientemente editado. Para más información acerca de esta publicación, ponerse en contacto con el Ayuntamiento de Valdelugueros en el teléfono 987 743 163.